Compensación por excedente de autoconsumo: ¿Cómo vender energía?

Instalar placas solares tiene múltiples ventajas, pero entre muchos otras, una de las que llama la atención a gran parte de los usuarios es la posible compensación por excedente de autoconsumo. No solamente permite el uso de una energía limpia y económica, sino que además abre la puerta a reducir la factura de la luz mediante la energía que produce la instalación, pero no se consume.

La energía producida pero no consumida se puede verter sobre la red eléctrica. De este modo, las compañías compensan estos excedentes, lo cual se suma al ahorro que ya produce en sí una instalación de placas solares. El autoconsumo con compensación simplificada es la versión más utilizada, sobretodo entre particulares y pequeñas empresas, pero el abanico es más amplio.

Requisitos para la compensación simplificada

Según el RD 244/2019 aprobado por el Gobierno, el que establece las condiciones para el autoconsumo fotovoltaico y las compensaciones, determina una serie de condiciones que deben cumplirse para entrar dentro del mecanismo de compensación simplificada:

  • Debe tratarse de una fuente de energía renovable, como efectivamente es el caso de las placas fotovoltaicas
  • La instalación debe tener una potencia de 100kW o menos, y el usuario no puede lucrarse de otra forma con la instalación
  • Se debe firmar un contrato entre el productor de energía, es decir, el propietario de la instalación y del suministro, que se entregará a la empresa distribuidora.

La última condición debe cumplirse en caso de instalaciones individuales, cuando hablamos de autoconsumo colectivo no será necesario dicho contrato: un acuerdo de reparto de energía será la base de la relación.

¿Qué tipos de autoconsumo y compensaciones se contemplan?

El mismo decreto, el que suprimió el impuesto al sol y abrió la puerta a la masificación del autoconsumo, contempla las compensaciones establece diferentes tipos de instalaciones de autoconsumo. Uno de dichos supuestos es el “sin excedentes”, que incluye aquellas persones con conexión a la red, pero con un dispositivo que impide que se viertan dichos excedentes a la red de distribución, y por lo tanto las compensaciones.

Dentro de los supuestos de autoconsumo con excedentes, los que además de abastecerse a si mismos, nutren la red eléctrica, se encuentran estos tipos de instalaciones:

  • Acogidas a compensación: En este caso, si los usuarios tienen energía sobrante la instalarán a la red de distribución, de modo que al final del período de distribución se verá recompensado. Para entrar en este subgrupo, se deben cumplir las condiciones de la compensación simplificada mencionadas: (fuente de energía renovable, potencia inferior a 100 kW, un solo contrato con comercializadora y no obtener otro lucro con la instalación)
  • No acogidas a compensación simplificada: En estos casos, también se verterán los excedentes a la red de energía, pero en vez de bonificación a través de la factura se venderá la energía al mercado eléctrico, dándose de alta como productor y declarando las ganancias a Hacienda

La gran mayoría de productores domésticos entrarán en e primer grupo, que compensa mucho mejor la complejidad de alta y con los beneficios que se pueden obtener de la actividad.

¿Qué tipo de autoconsumo es mejor?

Si hablamos de instalaciones fotovoltaicas de pequeñas empresas o de casas particulares, el sistema de compensación será mejor, puesto que el sistema de no compensación va a exigir licencia de actividad en el Ayuntamiento, alta en el fisco, el RAIPRE y acuerdo particular. Pero de otro modo, si hablamos de una gran empresa o una instalación industrial, puede ser interesante vender los excedentes fotovoltaicos.

Sobretodo porqué el gran límite de acogerse a la compensación es que nunca podrá superar la potencia contratada, es decir, nunca ganaremos dinero con nuestra instalación, simplemente cubriremos el coste de la factura. En el mejor de los casos, lograremos quedarnos a 0. Esto puede ser interesante en proyectos menores al ahorrar complejidad en la gestión, pero insuficiente en otros más ambiciosos o de calado industrial. En este caso, lo mejor será siempre contar con un proveedor que te asesore, estudie tu caso y te oriente sobre cual puede ser la mejor elección.

Venta de excedentes energéticos, paso a paso

Los hogares y particulares optarán en la mayoría de los casos por la versión simplificada. En este caso, debes seguir 3 simples pasos:

  • Contacta la instalación con un operador oficial
  • Da de alta la instalación en tu Comunidad Autónoma donde quieras acogerte, la de residencia
  • La administración comunica los datos a la distribuidora, que a su vez se pondrá en contacto con la comercializadora

A partir de aquí, podrás consultar en la factura las compensaciones obtenidas por la instalación. Todo esto son generalidades, puesto que con Nexus Energía contarás con aopoyo y asesoramiento desde el minuto 0. Además, en la factura de electricidad tendrás detallado el descuento por dichas autocompensaciones.

¿Qué ventajas tiene aprovechar los excedentes solares?

Obviamente, siempre será mejor vender los excedentes de energía fotovoltaica que no hacerlo, en cualquiera de las modalidades. Pero si estás dudando de dar el paso a instalar placas solares, estas son sus múltiples ventajas:

  • Reduce el precio de tu energía: Al margen de vender o no la energía sobrante, la energía propia será más barata, al producirla en una instalación propia.
  • Contribuye a generar energía limpia y 100% renovable. ¡Ayúdanos a convertir España en un país 100% verde!
  • Cuenta con múltiples subvenciones: Las instituciones prevén un gran abanico de ayudas para la instalación de las placas (la gran barrera de entrada), de hasta el 50%, pero también bonificaciones fiscales, sobre el IBI por ejemplo
  • Revaloriza tu vivienda a largo plazo

Si estás dudando en instalar o no placas solares… ¡es el momento de dar un paso que agradecerás!