Diez trucos para ahorrar calefacción en invierno

Hay dos cosas sin las que no podremos vivir este invierno porque de ellas dependerá la temperatura de nuestro hogar: la luz y el gas. 

Pero como sabes, en Nexus Energía siempre estaremos ahí para brindarte los mejores consejos y trucos para reducir tu consumo de energía como nunca antes. 

¿Qué toca ahora que se acerca el frío? Pues ahorrar con la calefacción y poder disfrutar de un invierno al calor de los tuy@s —y de tus radiadores— con la máxima eficiencia y ahorro energético de calefacción. 

O dicho de otra forma: con nosotros, tu casa y tu bolsillo, siempre estarán calentitos y a resguardo de las inclemencias externas. 

Ponte cómod@, ¡y toma nota! 

¿Cuál es el gasto medio de calefacción en invierno en casa? 

Parece sencillo, pero la respuesta a esta pregunta y a cómo ahorrar calefacción va a depender no solo de nuestros hábitos —que son muy importantes— sino de muchos otros factores como: 

  • La tarifa de energía contratada. 
  • El aislamiento de la vivienda. 
  • Las personas que vivan en ella. 
  • El tipo de calefacción o caldera…  

Como primer dato importante debemos incidir en que el hecho de no tener la caldera revisada y a punto para su uso invernal intensivo, ya podría suponernos un gasto de hasta 50 euros extra al año. Con lo cual, antes de nada, asegúrate de que su funcionamiento es correcto solicitando una revisión y mantenimiento completo —en Nexus Energía podrás solicitar este servicio fácilmente—.  

Y ahora así, ¿existen trucos para ahorrar calefacción de gas natural? ¡Por supuesto! Y aquí te los desvelamos todos 😉 

Cómo ahorrar con la calefacción en invierno. 

Calefacción y ahorro energético sí que pueden convivir juntos y en la misma casa 🙂 

Pero es cierto que a tod@s nos surgen las mismas cuestiones acerca de cómo y a cuánto poner la calefacción, cómo ahorrar calefacción de gas o cómo incrementar mi ahorro de calefacción en el hogar 

Por eso, en Nexus Energía nos hemos adelantado lo justo al frío invierno y también a tus dudas, para resolverte la papeleta del gasto energético en un pis pas 😉 

¿Cómo? Con esta guía definitiva de trucos para ahorrar calefacción en casa. Pon los pies en el radiador y toma papel y boli para que no se te escape ninguno. 

  1. Haz una revisión completa de tu caldera e instalación.

Cuanta más previsión tengas, mejor. Toma la delantera a la temporada de invierno solicitando la revisión de tu caldera para obtener el máximo rendimiento y ahorro en tu consumo. 

  1. Purga los radiadores.

Hazlo de manera anual siempre previamente a la llegada del frío. Y si después de realizar esta sencilla puesta a punto, notas algún funcionamiento anómalo con tu calefacción, llama de nuevo a tu servicio técnico de confianza. Cualquier fallo, por pequeño que sea, se traducirá siempre en un incremento en tu siguiente factura. 

  1. Invierte en mejorar el aislamiento de tu vivienda.

Debes saber que con un aislamiento estándar en puertas y ventanas, podrás ahorrar hasta 200 euros al año en energía. ¿Cómo? 

Comencemos por las ventanas, ya que en este punto se pierde entre el 25 y el 30% del calor de un hogar, por lo que es muy importante aislarlas bien del exterior; y además es relativamente sencillo y económico: instala juntas de caucho, espuma o silicona autoadhesiva en ventanas y puertas y lograrás reducir las fugas de calor hasta en un 10%. Pero sin duda, la diferencia está entre una ventana de doble cristal y una de cristal simple que hace que se pierda hasta la mitad de calor. 

Otra medida importante: abre las persianas y cortinas durante el día para que las estancias de tu casa reciban la luz y el calor del sol y mantenlas cerradas en la noche para reforzar el aislamiento. 

Y por último, aísla bien la puerta de entrada de tu casa, ya que debido a la diferencia de temperatura entre tu hogar y el exterior, se genera una pequeña corriente de aire que puede hacer que se pierda hasta un 5% del calor interior. ¿Una idea simple y eficaz? Colocar alfombras en la parte inferior de las puertas que den al exterior de tu vivienda. 

  1. Apuesta por la eficiencia en tu instalación de calefacción.

Si optas por la máxima eficiencia energética, lograrás reducir hasta en un 30% tu consumo de energía y, por lo tanto, el coste de la misma en tu factura. Y otra muy buena medida que potenciará la eficiencia de tu instalación, es la de colocar los radiadores bajo las ventanas con el fin de que el poco aire que pueda colarse, distribuya mejor y más rápido el calor.  

Pero además debes saber que la eficiencia también se encuentra en ti, en tus hábitos diarios. Por eso, como ya hemos visto, además de servirte de la luz solar y proteger ventanas y puertas, a la hora de ventilar, hazlo a primera hora de la mañana y durante 10 minutos; con esto será suficiente. 

  1. No uses tus radiadores para secar la ropa.

Sabemos que es tentador, pero también sabemos que es muy ineficiente. ¿Por qué? Básicamente, porque de esta manera, impedimos que circule el aire caliente haciendo que crezca la sensación de frío y aumente, por lo tanto, el tiempo de uso y gasto en calefacción. Por ello, es preferible acercar el tendedero al radiador, sin llegar a bloquearlo ni taparlo. 

  1. Abrígate lo suficiente para estar en casa.

Ni andar con abrigo por casa, ni pasearse por el salón en manga corta. Que tu calefacción esté por encima de los 22ºC, es un gasto excesivo. Y apunta esto: cada grado adicional supone un incremento de hasta 50 euros al año. ¿Solución? Abrigarse lo justo para ir cómodos y calentit@s, y además, vestir nuestro hogar con alfombras si no poseemos parquet, tarima flotante o similar. De esta forma, el calor se conservará mejor, ya que así favoreces la reducción de la pérdida de calor a través del suelo. 

  1. Vigila bien tu factura de energía.

Sabemos que cada vez es más difícil ahorrar, y sobre todo, encontrar una compañía con la que poder materializarlo mes a mes. ¿Nuestra recomendación además de seguir uno a uno estos consejos y cambiar tus hábitos de consumo de energía? Cambiar también a una compañía que te ofrezca el mejor precio del mercado: energía a precio de coste, sin gastos ocultos ni márgenes sobre tu consumo. 

  1. Mantén una temperatura estable.

Ni mucho ni poco; en el término medio está la virtud. Por eso, en tu casa, fijar una temperatura más o menos constante que oscile entre los 21-22 ºC, aportará a tu economía entre un 8% y un 13% de ahorro en tu consumo normal de energía. Y como ya sabes, cuenta con que cada grado adicional, aumentará en un 7% tu gasto en calefacción. 

  1. Si usas el horno, aprovecha su calor.

Es fácil: una vez hayas terminado de cocinar, no cierres la puerta; permite que ese calor tan concentrado se escape y se mezcle con el aire de tu casa calentando la cocina, las estancias contiguas y aportando una sensación extra de calor a tu hogar. 

  1. ¿Apagar la calefacción? Rotundamente sí.

Por ejemplo, por la noche; porque una vez que entres en la cama, no necesitarás más calor para encontrar la temperatura óptima y un sueño placentero. Ten en cuenta además que la temperatura recomendada para dormir se encuentra entre los 15 y 17 grados centígrados; una temperatura que tu hogar mantendrá solo con el calor residual de todo el día.  

Otra cosa es cuando llega la mañana, ahí sí que necesitaremos de nuevo esa sensación de calor al salir de la cama. ¿Qué hacer entonces? Sin duda, programar tu calefacción para un encendido una hora antes de que suene tu despertador; e igualmente para antes de que llegues a casa después del trabajo, por ejemplo. Y te merecerá la pena porque — ¡ojo!— ¡Ahorrarás más de 80 euros al año! 

 

¿Qué? ¿Te has quedado helado al saber todo lo que podrías haber estado ahorrando durante tantos y tantos inviernos? Bueno, piensa en positivo: con estos consejos, por fin podrás ahorrar calefacción en casa sin tener que calentarte mucho la cabeza 😉 

Y este finde, ¡peli, mantita y a disfrutar del calor del hogar!