Como cambiar compañía eléctrica en 6 pasos

Puede haber múltiples casos en los que resulte interesante cambiar de compañía comercializadora de luz. Los motivos más frecuentes son condiciones como el trato personal recibido, el precio, otras condiciones o incluso optar por una compañía más preparada en el campo de las energías verdes y renovables. El mercado se mueve, tu te mueves y tu proveedor actual no siempre lo hace en la misma línea. En este punto, nos suele asolar la siguiente duda: ¿Cómo cambiar de compañía eléctrica?

Se suele pensar que este es un trámite complejo, más si se es cliente de una compañía inaccesible, donde es muy difícil contactar con un equipo humano que de respuesta, o la espera física y telemática suele ser muy larga. Pero nada más lejos de la realidad, en 6 pasos de puede cambiar de compañía eléctrica de una forma muy fácil y efectiva, de forma que en pocos días el cambio sea 100% efectivo.

¿Cómo cambiar de compañía eléctrica?

Este trámite es muy sencillo, y se puede realizar con la nueva compañía mediante llamada o vía formulario de página web, con estos 6 sencillos pasos:

  • Contactar con la compañía que queremos que nos preste servicio
  • Dar los datos del titular, parecidos a los que nos pedirán para el cambio de nombre. En la factura suelen estar todos
  • Seleccionar qué nivel de potencia necesitamos
  • Facilitar el código CUPS, o en algunos casos, será suficiente la dirección
  • Vincular el boletín eléctrico
  • Dar datos bancarios, si hace falta con documentación que los valide

Lo que sí ocurre es cierta carencia en el cambio, puesto que el periodo de facturación debe empezar “limpio” con la nueva compañía. En defintiva, este trámite puede alargarse entre 15 días y un mes como máximo.

Lo que no sucede cuando cambias de compañía de luz

En algunos casos, existe cierto reparo al cambiar de compañía de luz. Puede haber un temor a tener problemas con la antigua compañía, e incluso a quedarse sin servicio. Esto no es así para nada, puesto que cada usuario tiene derecho a elegir con qué compañía quiere contratar el servicio de luz. Puede tener algún pequeño coste en caso de permanencias o cambios en la potencia contratada, pero no es un proceso costoso ni doloroso por parte del cliente.

Tampoco tendrás problemas con el propietario si te encuentras en situación de alquiler. Es el inquilino quien tiene -a nivel legal- la potestad de elegir su proveedor de electricidad, el que más se adecue a sus costes y preferencias. Cuando no podrás cambiar de compañía eléctrica es si existe alguna deuda con ella, que deberás saldar antes de realizar el cambio de proveedor.

¿Hay algún coste por cambiar de compañía de luz?

No, el cambio de compañía eléctrico es 100% gratuito, a no ser que exista alguna permanencia, momento en el cual podrás abonar alguna penalización siempre inferior al 5% del precio de la energía pendiente de suministrar por contrato. A su vez, con una reducción de potencia se deberán abonar 9,04€ por derechos de enganche, así como gastos adicionales si hay un aumento de la misma.

¿Qué debo tener en cuenta para cambiar mi compañía de luz?

Ahora que ya sabes que cambiar de compañía de luz es un trámite fácil, sencillo e indoloro en casi la totalidad de los casos, estos son los condicionantes a tener en cuenta al valorar el cambio:

  • Precio: Aunque no es el único, para muchos usuarios el coste de la energía es el principal factor a tener en cuenta
  • Sostenibilidad: Cada vez hay más consciencia en este sentido, con lo que es muy frecuente elegir una compañía de energía renovable que se adecue a tus valores personales
  • Ajuste de potencia: Sea cual sea el caso, puedes darte cuenta de que tienes más prestaciones de las necesarias, o bien menos, e incluso que te plantees cambios de fututo que requerirán modificaciones
  • Trato personal: Puedes elegir una compañía donde el nivel de atención al cliente sea más directo, personal y accesible
  • Valores de la compañía: Los tiempos cambian, las personas también, y si los valores de la empresa proveedora no te convencen, siempre puedes elegir otra que se adecúe más a tus necesidades

Con todo, el aumento de posibilidades es uno de los principales factores del cambio de compañías. La entrada de nuevos operadores ha forzado a las empresas a ofrecer mejores condiciones a los clientes, ocasionado así una mayor movilidad. Unos cambios que también pueden ser aprovechados por los particulares y empresas.